2 de febrero de 2007

Presentaron una denuncia contra Cristobal López

Seguramente la denuncia dormirá por los siglos de los siglos en un cajón del Juzgado Federal de Comodoro Rivadavia, pero lo cierto es que un vecino cansado de las irregularidades se atrevió a denunciar a uno de los mas grandes amigos del propio Presidente de la Nación. Se trata de Cristobal López y la denuncia presentada ante el Ministerio Público Fiscal contiene la fecha 27 de octubre del 2006. Rubén Omar Martínez denuncia irregularidades que ha venido detectando desde hace 5 años atrás en las salas de juegos de Casino Club de Comodoro Rivadavia, Caleta Olivia, Río Gallegos y Las Heras. Más precisamente Martínez hace referencia a la famosa ruleta y expresa que es un sistema totalmente fraudulento y tramposo, y se basa en una serie de fundamentos que pudo comprobar - según el denunciante - personalmente.
En otra parte del escrito Martinez manifiesta que no ha comprobado que los inspectores de lotería y casino de la provincia hayan tomado medidas alguna ante esta irregularidad para que el jugador no sea estafado.
Finalmente el denunciante expresa tener testigos y mas gente que desea realizar este tipo de denuncias y que los mismos aceptan realizarla si alguién daba el puntapie inicial.
El escrito frmado por Heriberto Fitzsimons, Funcionario de la Fiscalía seguramente dormirá en los archivos, quien sabe hasta cueando!!!!!!!.

Cristobal López

Cristóbal López es un patagónico afortunado cuya estrella en los negocios del juego inició un ascenso imparable con el acceso de su amigo Néstor Kirchner a la Presidencia. Dueño de la empresa Casino Club dió un sonoro batacazo con la adjudicación que finalmente obtuvo para construir un casino en la ciudad de Rosario.
Estaban detrás de este negocio los españoles de Cirsa y los dueños del casino Trillenium del Tigre, pero finalmente se impuso el amigo del Presidente.
Algunas versiones sostienen que Obeid hubiese preferido que la concesión quedara en otras manos, pero el gobernador habría cambiado de opinión luego del anunció que realizó el ministro de Planificación, Julio de Vido. Se comunicó una reasignación de partidas por $ 1.085 millones para continuar obras públicas en diversas provincias y municipios, y realizar nuevos tramos de la Autopista Rosario-Córdoba. Los fondos reasignados fueron tomados de partidas destinadas al pago de la deuda con el FMI.
Mediante ese decreto, el presidente reforzó el presupuesto del Ministerio de Planificación. Del total de 1.085 millones de pesos, 255 millones serán destinados a Vialidad Nacional, para el mejoramiento y reparación de rutas, y la construcción de nuevos tramos de la autopista Córdoba-Rosario. La información que circuló es que ese anuncio no habría sido ajeno al resultado que finalmente se dio en la pulseada por el casino de Rosario. Esa autovía es un viejo anhelo de los santafesinos y le permitirá a Obeid dejar la gobernación con una obra de las que no abundan.
El triunfo de López en Rosario repercute sobre la española Cirsa, dueña de los casinos flotantes de Puerto Madero, que también enfrenta una situación delicada en la Justicia y cuyos contactos en el poder están debilitados luego de la caída de Aníbal Ibarra, quien durante su gobierno mutó de cuestionador de los Casinos flotantes a una sospechosa defensa irreductible de los intereses de Cirsa. Incluso llegó a compartir con esta empresa consultorías.
No es extraño que un Presidente suela tener empresarios de confianza en su alrededor. Lo cierto es que López diversificó y creció en este último tiempo en forma sorprendente. Hasta el mismo Diario Clarín, en una nota publicada por la periodista Silvia Naishtat en relación a los amigos empresarios de Kirchner señaló: "Otros hombres de negocios como Cristóbal López, fuerte en casinos (tiene uno en Santa Cruz) y máquinas tragamonedas, suele jactarse de salidas junto a los Kirchner".
Dicen que Cristóbal Manuel López, un patagónico de 47 años que empezó su imperio empresarial en Comodoro Rivadavia y que actualmente se extiende a todo el país, tiene algo no muy frecuente en muchos hombres de negocios: un discurso y una mirada creíbles. Así definen quienes conocen de cerca al argentino que sorprendió al sector petrolero nacional, al adjudicarse 43 bloques en áreas de hidrocarburos, en Brasil, con la compañía Oil M&S.
López es, además de un hombre enigmático para la mayoría de los argentinos, dueño de firmas de servicios petroleros, transporte de carga, colectivos, recolectoras de residuos, barrios privados, olivares, campos, casinos y máquinas tragamonedas.
La mayor parte de estos negocios está en la Patagonia, particularmente en Santa Cruz, algo que lo impregna entre sus pares de un rótulo del que, aunque quisiera, le costaría mucho desprenderse: "empresario K" (por el ex gobernador de esa provincia y actual presidente, Néstor Kirchner) .
Es cierto que su expansión empezó hace mucho tiempo, cuando él contaba con apenas 19 años y se presentó, ya con el poder de una firma familiar heredada y bien constituida, en una licitación para transporte de cargas líquidas y sólidas en YPF.
Sus padres, los españoles Cristóbal Manuel López y Muriel Lucía Sosa, le habían transmitido un inusual talento para intuir cualquier fuente de rentabilidad: ganó aquélla, su primera oferta, con el 50% de ventaja por sobre sus competidores.
Fabián De Sousa, vicepresidente de Oil M&S, firma de servicios petroleros y operadora de zonas geológicas marginales que invertirá en Brasil tres millones de dólares en los próximos cuatros años, lo defiende con una ironía: "Claro, cuando estaba Menem, éramos menemistas; cuando estaba De la Rúa, delarruistas, y ahora somos kirchneristas".
"El señor López trabaja todos los días de 8 de la mañana a 11 de la noche -prosiguió- y no hay vinculación con el Gobierno. Nosotros no hacemos ni obra pública ni tenemos bancos. Sí, en cualquier país del mundo, cualquier empresa que crece tiene que sentarse en despachos oficiales a discutir. También estamos en Neuquén: nos van a decir que somos sobischistas..."
El argumento es difícil de explicar a los empresarios petroleros. Máximos ejecutivos de grandes compañías lo han tenido sentado, testigo imperturbable, en Santa Cruz, durante reuniones reservadas con el exgobernador Sergio Acevedo.
"López escucha las conversaciones y da instrucciones como si fuera un ministro", describen. Coinciden, con todo, en que "López no empezó con este Gobierno". Acaso por el bajísimo perfil que acostumbra guardar -LA NACION intentó, sin éxito, contactarse con él- en Comodoro Rivadavia se le tiene un respeto pasmoso.
Todos reconocen, sí, que sus empresas trabajan bien y tienen un management muy profesional. Pero nadie quiere dar su nombre para opinar de López o su entorno. "Sé que es un hombre inteligente y realista -dijo un ejecutivo petrolero que conoce su fama-. No es un tipo extraño; le gusta el bajo perfil, pero no se anda escondiendo. A lo mejor es un encantador de serpientes, no lo sé. De lo que estoy seguro es de que tiene un perfil audaz: uno de esos tipos a los que les puede ir muy bien o muy mal. Hasta ahora, le fue bien y por eso tiene mucho dinero."

Se dice de mí.

Quienes han trabajado con él rescatan dos características.

Primero: cuando le habla a cualquier interlocutor resulta absolutamente creíble y convincente.

Segundo: ni el peor de los ventarrones patagónicos puede hacer que Cristóbal López olvide y deje de cumplir lo que ha prometido alguna vez.

Oil M&S factura 5 millones de dólares por mes y opera áreas marginales petroleras, como Cerro Negro o Pampa María Santísima, en Comodoro Rivadavia.

En Brasil, para ganar derechos de exploración en la cuenca del río San Francisco (estado de Minas Gerais) y en la cuenca Solimoes (estado de Amazonas), la estrategia fue ofrecer el límite mínimo en aquellas áreas en las que las grandes petroleras no habían aún cotizado.
De Sousa dice que le sorprende que otros grupos argentinos no se hayan presentado. "Nosotros aprovechamos la oportunidad, pero no podemos competir con las grandes porque somos chicos", dice.
En Comodoro Rivadavia hay quienes afirman que fue López el que le propuso al Gobierno a Exequiel Espinosa para conducir Enarsa.
Espinosa fue en esa ciudad gerente del proyecto Drill 600 de Repsol YPF, y secretario de Energía de Chubut.
En el grupo lo niegan de manera terminante. "Nada más lejos -afirmó De Sousa-. Lo que no quiere decir que quizá no le hayan consultado a López por Espinosa, tratándose de alguien de la zona."

Diversificado.

Un informe socioeconómico de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco dice que el empresario fue también, en el Sur, concesionario de la firma sueca Scania, con Feadar SA, y de la japonesa Toyota, con Suyoi SA.
Por lo demás, la actividad de López está hoy muy diversificada: exporta aceite de oliva a Italia desde su empresa Indalo, que tiene 2800 hectáreas en Catamarca; participa, con la firma Clear, de la recolección de residuos en la provincia de Buenos Aires, en Mendoza, en Comodoro Rivadavia y en Neuquén; conduce, también en Neuquén, la empresa de colectivos urbanos Transporte Indalo, y con Oil M&S está en Chubut, Mendoza, Neuquén y Santa Cruz.
Fuera del grupo, tiene el 30 por ciento del control de Casino Club SA, empresa que reparte su restante 70 por ciento entre otros tres socios y se extiende en todo el país. Las tragamonedas del hipódromo de Palermo y casas de juegos o similares en las provincias de Misiones, La Pampa, Mendoza, La Rioja, Tierra del Fuego, Santa Fe, Tucumán y Santa Cruz están también vinculadas con este hombre que aprendió, desde adolescente, los secretos de un mundo que no acostumbra regalar fortuna: la elite de los negocios en la Argentina.

1 Comentarios:

A la/s 10:01 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

hola! mi nombre es isis, y estoy a cargo de un informe para luchar contra la impunidad kirchner. Su participacion como remisor de informacion y sus fuentes nos serian de utilidad. Esperamos contar con su apoyo.
mi direccion es: indy_17_1@hotmail.com

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal